miércoles, 18 de noviembre de 2009

Palabras de Fanny Jaretón en la presentación de CICATRIZ en Villa General Belgrano


CICATRIZ

Cuando Gustavo Tisocco me pidió que le presentara el libro sufrí una suerte de dicotomía, por un lado experimentar aquello nunca digas de este agua no has de beber; porque soy de las que piensan que los prólogos en los libros de poesía no acompañan y que además en la mayoría de los casos los presentadores hacen su florido discurso para mostrar sus galas desde el egoico aprendizaje-que no necesariamente el conocimiento es a la sabiduría- dejando muy atrás al libro al escritor. Pero en este caso puntual, me dije, me permitirá ser consecuente con mi pensamiento, digo: ser honesta con uno mismo.
De eso se trata el libro de Tisocco, es fiel a la estética y a la honestidad.
Trasmigra de cuerpos en cuerpos, puja a la palabra y en la lucha logra el poder de la ósmosis, no sabés hasta dónde el escritor y hasta dónde el Hombre.
Y no voy a hablar desde la razón, cuando tantas veces es la razón la que nos pierde; voy a hablar del impacto que me tomó cuando contacté su primer libro (digo primero por orden ordinario) Al terminar de leerlo, me preguntaba y cómo será este hombre, cómo su infancia, cuales sus carencias, sus alegrías.
Y le escribí y él desde la humildad que le caracteriza me respondió todo.
Y entonces es ahí que se conlaza el término de la amistad.
Cuando uno toma contacto con su obra/con él es lo que se genera, ese sentimiento del íntimo aprecio.
Hace un par de meses sentí el impulso de la maternidad, y lo primero que se me vino a la mente fue Gustavo, Gustavo y su poema:


Maternidad

Ni cabellos negros
ni rubios asoleados
o rojos rutilantes.
No habrá canciones de cuna
ni un hada madrina en el viejo cuento,
nunca promesas de navidad.
No habrá primera palabra,
ni primeros pasos,
ni despertares nocturnos.

Y hay en mí

úteros vacíos,
espermas nostálgicos
y alumbramientos abismales...


Luego, me piden que coopere con una causa de filantropía y otra vez digo su nombre, sabiendo que solidariamente me va a responder él y sus poemas, porque en todas sus voces también explota esa granada encendida, la poesía social. Y como jugando, a un juego serio, tal dice:


Juguemos en el bosque
si la bestia no está.
Si el lobo está
juguemos a la escondida.
Si te encuentran
jugarás a la mancha de sangre.
Aunque la sangre no veas
jugando al gallito ciego.
Si ríes, con la venda en tus ojos
irás a la ronda de San Miguel.
Allá en el cuartel olvidarás
direcciones, nombre de amigos
y perderás al ahorcado.
Una señorita de San Nicolás,
que sabe tejer, que sabe bordar
no quiere abrir la puerta para ir jugar.
Inquieta espera que regreses,
pero en la rayuela llegaste al cielo.


Gustavo-el escritor- es un ser rebelde, revolucionario porque ha logrado pararse frente al objeto desde otra perspectiva a la del hombre común.
Se molesta, se pica y sin rascarse para adentro se muestra legítimo.
En una entrevista me preguntan si el poeta nace o se hace, sin dudarlo: nace, lo demás es una tibia aproximación.
Y en Gustavo se puede observar eso. La poesía en él es su manera de vida, está en su naturaleza. Salvador de vidas, tal su profesión médico neonatólogo no se amaina con eso y desde el poeamar nos sigue salvando porque la poesía vino para salvar al mundo. Partos tras partos sudados en sus manos para darse a conocer. Felices de estos alumbramientos múltiples.
Decíamos de las voces de Gustavo Tisocco.
Me hace creer en la reencarnación, a veces le habla a Alejandra y es Alejandra. Veces a la Alfonsina y el mar, tal su mirada es Alfonsina y es el mar cielo ese vínculo que se vuelve libro y el libro universo.
Sigo hurgando minerales en su poesía y me encuentro con esta expiación que hace desde la inocencia del niño, desde el asombro, el lugar más cuerdo de la locura donde está parado para el decir sobre el libro de la memoria, porque es por los niños, los borrachos y los locos que sabremos la verdad y entonces por citar dos poemas donde el verboso en sus dos géneros de niño habla emocionado.


La niña que come en la ventana
no es un pájaro, no.

Sin jaulas ella

carece de la belleza
de estar libre.

El niño que come en la vereda

no es un perro, no.

Sus ojos extraviaron

la dulzura
de quien es imprescindible.

Nosotros escribimos de vuelos y ladridos,
olvidamos
que en la intemperie
la inocencia llora.





Niña
afuera llueve,
no te acerques al aljibe
que puedes caer al foso.

El foso es penumbra,

humedad y tragedia.

Niño

afuera hay sol,
no te acerques al aljibe
que puedes caer al foso.

El foso es para suicidas,

ladrones y asesinos.

Madre estamos ya en el foso...

aquí hay cadáveres honestos,
sueños desechos, hermanos torturados.

Rescátanos

y desenmascaremos juntos a los duendes verdes
que habitan entre flores.


Dice Gustavo cuando me invita o me legitima con su amistad y en la confianza, me otorga el privilegio (gracias Gustavo); podés hablar de mis Libros mi Obra en donde estoy compendiado.
Sutil, Entre soles y sombras, Paisaje de adentro, Desde todos los costados, Cicatriz
( ¿No son acaso los títulos mismos una consecuente poesía?)
Siento que en realidad él escribe un largo poema… que la obra en realidad es esta consecuencia donde se construye cada día, tengo aquí que decir de Cicatriz, herida honda que nos deja sin sangre pero con tallos, este es el mensaje que yo recibo, hacer, ya sea de los poemas amorosos o los neurálgicamente tristes un canto de celebración, ¿es que acaso no podemos quedarnos extasiados tal su pureza? Seamos capaces de disolvernos, fundirnos, embriagarnos en esta unidad que rescata a la vida y su misterio, esa Celebración.

Los invito a comprar el Libro de Gustavo Tisocco, Cicatriz; he aprendido que lo que se regala, no tiene valor. Repito: Lo que se regala no tiene valor. Y que este libro cuesta caro, aquí no se llevan un libro de poesía más, aquí una voz que se destaca y abrazado a su lomo un amigo para siempre.

Hemos hablado de voces, porque todas las voces se representan en él y con él, lo hagamos.



Cuando mi Príncipe
me despertó del sueño
más de siete enanos nos juzgaron.

Desde ahí, ese beso es mi gloria.

Ahora,

todas las manzanas
que nos ofrecen,
saben a veneno.






Vino a visitarme hoy
Manuelito, el pobre muerto.
Trepamos nostalgias
y viejos avatares,
persistimos en la osadía
de reír pese a todo.
Lo vi libre
arraigado al eterno fluir
que da la luz.
Me percaté
que persisten aún
sus ojos azules.
Exploré
en su espacio
la eternidad.
Hoy vino a mí
mi amigo muerto,
pero el pobre soy yo.



Gracias por este momento de Celebración de poesía, de amistad.

Fanny G Jaretón

14 comentarios:

Blogger galáctica ha dicho...

Fanny: una profunda reflexión sobre el libro de Gustavo desde tu sensibilidad y pasión. Un bewso grande para los dos Irene Marks

20 de noviembre de 2009, 4:56  
Blogger Juan Carrizo ha dicho...

Fanny excelente exposición y gracias porque de alguna manera me identifico respecto a Gustavo con tu apreciación ,el ser humano y el poeta en este caso van de la mano

20 de noviembre de 2009, 5:55  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

Fanny, que lindas y merecidas palabras para Gustavo y su obra, porque no se puede separar al poeta del ser humano, ambos excelentes y necesarios!
Un abrazo

20 de noviembre de 2009, 6:45  
Blogger deliteraturayalgomas-2 ha dicho...

Fanny, buena exposición sobre la obra de Gustavo y su persona, coincido con tus apreciaciones.
Doble abrazo.
Betty

20 de noviembre de 2009, 8:51  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Se me cortó internet y no alcancé a enviar el comentario. Pero decía que fue una hermosa presentación del libro de Gustavo y muy apasionada (como no podía ser de otra manera) la palabra de Fany. Pero lo más importante es haber podido acompañar, compartir estos momentos que enriquecen la amistad. Un abrazo a ambos.

Lily Chavez

20 de noviembre de 2009, 9:30  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Muy emocionante y sentido:

Los dos, una presentando y el otro presentado, lográis entrar en el ámbito interior y mover los resortes del encuentro.
Saludos, Camilo

20 de noviembre de 2009, 9:47  
Blogger Nerina Thomas ha dicho...

Una gran responsabilidad sin duda, presentarlo. También un honor, sin duda.
Gus permite con su crecimiento, su obra, crezcamos todos.
Y de verdad!!
felicitaciones a ambos!!
abrazos

20 de noviembre de 2009, 13:48  
Anonymous Anónimo ha dicho...

FANY
Tu comentario me resulto pasional y equilibrado, un buen acompañamiento para el libro del querido Gustavo. Un gusto siempre leerte.
Abrazo.
C. Carbone

21 de noviembre de 2009, 5:49  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Gustavo querido la presentación de Cicatrices estuvo espléndida porque describió al poeta-ser humano tal cual es. Una vida entregada a todo, absolutamente a todo, lo bello, lo bueno, lo social, la vida, la muerte, el amor
Con todo mi cariño y admiración
Graciela Licciardi

21 de noviembre de 2009, 7:41  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Fantástico. Aplaudo de pie, a ambos.
Abrazos
Alicia Perrig

22 de noviembre de 2009, 13:47  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Queridos Gus y Fany

Qué puedo decir cuando vibré junto a ustedes!

Fany, seguí con cuidado y atención toda la presentación. Has hurgado por los rincones más inesperados del libro y la sensibilidad de Gustavo, que junto a tu sensibilidad,lograste,un acople perfecto.

Gracias. Los quiero

Molly

24 de noviembre de 2009, 7:27  
Blogger Anabel ha dicho...

Conozco poco la obra de Gustavo, alguna vez he entrado en su blog, y siempre me ha sorprendido.

Si a una calidad lírica le unes las palabras y la voz -siempre inigualable- de Fanny, nada de lo que salga de esta conjunción puede ser malo.

Demuestras una gran sabiduría, Gustavo, tanto como poeta como sabiendo elegir a tus "presentadores".

Besos y enhorabuena,

Anabel, la Cuentista

26 de noviembre de 2009, 10:14  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Un prólogo brillante, que además tiene vida independiente del valor literario de la poesía de Gustavo. Bravo a los dos...
susana rozas

28 de enero de 2010, 20:43  
Anonymous Anónimo ha dicho...

David Antonio Sorbille dijo...
Realmente es una celebración que proyecta un prólogo admirable para la grandeza poética de Gustavo.

17 de febrero de 2010, 11:13  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal