martes, 29 de septiembre de 2009

Comentarios sobre el libro "Cicatriz" por Irene Marks


GUSTAVO TISOCCO - CICATRIZ

En su libro Cicatriz, antología parcial de la obra de Gustavo Tisocco, que es extensa y posee muchas facetas, el factor común es la búsqueda desde el dolor, la "cicatriz" imborrable, recordada y vigente en el poema. El poeta nos habla de un tema que nos toca muy de cerca en el poema 1978, donde recuerda lo que sucedía "entre túneles y sombrías cárceles" contrastado con "un estadio lleno de ilusiones y mentiras", que no desea oir que existen "picanas y sonidos desgarrantes". Sólo sostiene esta sensibilidad "la espera de los que esperan", y no deja de denunciar los "mundiales y caretas que aún perduran". En sus poemas las imágenes toman un tono universal ("Horizonte/inundado de llanto") y de compromiso emotivo, más allá de lo racional.El paisaje se tiñe de subjetividad ("Tejas que sufren/dolor de escarcha") con palabras que van desenvolviendo el universo sensible de Gustavo, donde la realidad se vive desde la emoción("El amor /se mete / en los huesos"). Una cicatriz siempre presente en Gustavo es su denuncia candente del abandono infantil ("El niño que come en la vereda/no es un perro, no.") y sus palabras toman en ocasiones la finalidad de una sentencia contra la crueldad del sistema en el que vivimos y de cómo se adueña de nuestras almas("olvidamos /que en la intemperie/ la inocencia llora").El amor toma su fuerza en la palabra a través de un compromiso total, no sólo en la palabra sino en la vida("De puerta en puerta/lloro tu nombre,/muriendo de sed.") y un anhelo imposible, otra cicatriz que grita desde las palabras ("No habrá canciones de cuna/ni un hada madrina en el viejo cuento") en el poema Maternidad, donde los "úteros vacíos,espermas nostálgicos" se transmutan en "alumbramientos abismales" . El mismo cuerpo se modifica de acuerdo con las emociones porque no olvidemos que el amor "Moldea,/da forma/a la gloria", y a veces dirá "Mi corazón es una casa vieja" y otras veces "Es parte del entierro/estas ganas de ser pájaro,/esqueleto inerte".Sin embargo, también es gozo"Derramaré/ el vino dulzón/ que dejas en mi boca", celebración del placer"Eres gladiador de mis mordiscos, /yo tigre sediento". Y la fuerza total del poema Oruga nos señala la ruta de la humanidad, pasible de cambio , desde su condición de"insignificante/partícula ínfima/alimento de águilas" hasta la de la infinita esperanza("Aguardo...Me crecerán alas, lo sé")
En Terraza, donde se llega al límite de límites, la idea del suicidio se toma como vuelo anhelado"Elevar mis brazos como si fueran alas, atravesar los edificios, surcar lo celestial..." y con fuerza magistral en dos versos separados leemos :"Inesperado el asfalto/que me castiga".Es ésta la virtud de los poemas de Gustavo, el de nombrar situaciones que a todos nos horrorizan y decirlas bien alto, mostrando abiertamente la Cicatriz

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal