martes, 4 de febrero de 2014

PALABRAS DE CARLOS CARTOLANO SOBRE MI LIBRO TERRESTRE

Me consideraba ignorante de tu poesía, ya que había leído sólo algunos trabajos esparcidos en la red. Ahora exclamo ¡cuánto me perdía!    He leído en un santiamén
–devorado diré- Terrestre, y me envuelve una sensación de profunda satisfacción tanto en la carne como en la profundidad. Desde el sensible hombre pez, que exige sumisión, confesiones y sacrificios espirituales, hasta me gustan los hombres tristes, he reconocido, también recorrido, yacimientos íntimos con luces que hasta el momento de leerte, no disponía.

En el trayecto pude comulgar con el silencio y advertir con vos que La Poesía es una celda de luz/ que nos mutila. También Exiliado, te copié al concluir Ahora el acertijo que soy/ no tiene retorno. O comprendí a tu lado, como tantos, la costumbre de rezar por costumbre,/ con toda la rabia/ el desconcierto. Compartí que siempre … el tiempo fue el verdugo/ que cortó la piola. Ante la pérdida, muy bien podría repetir con vos ¿Cómo creer en Dios/ si no sé si el celeste es cielo/ o sólo un hueco de pájaros que perdieron los ojos?.

Me detuve en tus referencias a la niñez, a las madres del dolor, a tanta pérdida injustificable de vidas, en tu recurrencia –tan acertada- al cobijo del amor (Un altar en el centro,/ un resquicio de luz/ un universo), en el hartazgo del materialismo (Hay días/ en que soy un látigo/ desgarrando mi espalda), y así llegué al autorretrato de página 57, que considero magistral ejemplo del género poético.

Todos los poemas penetran, encienden, nos cambian. Un piquete a tu corazón/ para que habites el desamparo que soy, decís, y hay que creerlo en tu poesía de maravillas. O He saltado del agua desde pequeño/ y no hay peceras para mí/ no hay peceras. O te compartí epigrafiado en uno de mis poemas, al copiar Todos hacemos el amor/ cabalgando bosques. ¡Gracias por tu poesía! Ella me ha acompañado y le abro las puertas de aquí en más; comprendo que La soledad es un hilo/ que te ahoga.

Mucho de lo que encuentro en tu poesía tiene que ver, creo comprender, con ¨tu otra actividad¨. Hace muchos años, cuando nació mi tercera hija –Alba-, a su mamá la atendió el equipo de la Dra Alicia Palant (Parto en penumbras, con participación del papá ¡toda una revolución!). Y en ese grupo profesional era neonatólogo Alberto Grieco, una persona encantadora con la que llegué a compartir alguna amistad. Ahora me lo has recordado después de tanto…


CARLOS CARTOLANO


1 comentarios:

Blogger monica aramendi ha dicho...

EXCELENTE CARLOS!!! ME SIENTO IDENTIFICADA CON TU COMENTARIO-ANÁLISIS YA QUE YO TAMBIEN ME HE PERDIDO TANTO DE GUSTAVO Y AHORA EN ESTA CERCANÍA VIRTUAL PUEDO LEERLO CON MÁS ASIDUIDAD. Y ES "TOTAL" (ÍNTEGRO, ENTREGADO. SOLIDARIO, COMPROMETIDO. SINCERO Y TODO ESO SE TRASUNTA EN SU POÉTICA. ES BBELO EN TODO SENTIDO

23 de mayo de 2017, 21:35  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal