domingo, 14 de septiembre de 2008

Palabras de Osvaldo Rossi sobre mi libro "Desde todos los costados"


Foto Horacio Farroni


Desde todos los costados — Gustavo Tisocco
Editorial Vinciguerra S.A. — Buenos Aires, 2008

...Hay poetas en los que el lenguaje se distancia de las manifestaciones de su experiencia personal. Es el caso, por dar un ejemplo célebre, de T.S.Eliot, quien sostuvo en su ensayo La tradición y el talento individual: “mientras más perfecto sea el artista, mayor será la separación que se percibe en él entre el hombre que sufre y la mente que crea, más elaborará el intelecto y transmutará las pasiones que componen su material”.
...Hay otros poetas cuya obra, por el contrario, transparenta las experiencias personales. Es el caso, por ejemplo, de Miguel Hernández:

.....Umbrío por la pena, casi bruno,
.....porque la pena tizna cuando estalla,
.....donde yo no me hallo no se halla
.....hombre más apenado que ninguno.

...Lo mismo ocurre con sus Elegías y con sus inolvidables Nanas de la Cebolla.
...Muchos años después de estos ejemplos, las experiencias de la vida de Gustavo Tisocco se nos revelan, en esta obra que hoy presentamos, sin máscaras, sin intención de ocultamiento, siguiendo la segunda corriente mencionada. Éste es un libro apasionado, por momentos inclemente, por momentos piadoso, pero siempre apasionado. Por él pasan soledades, amores, desamores, nostalgias, rechazos, abandonos, terribles pasajes de nuestra historia, preocupaciones sociales. Por él pasa la vida, “desde todos los costados”. La poesía es para Gustavo Tisocco una manera de resistir la aspereza de lo cotidiano, es despertar, tomar conciencia y manifestarlo, para no caer en aquello que tan bien retrató John Lennon cuando dijo: “la vida es aquello que pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes”.

...Tisocco no se pierde en cuestiones filosóficas ni en grandes abstracciones. Es el poeta que percibe, que goza, sufre y escribe a partir de las experiencias de todos los días. Es el poeta de lo terrenal; tal vez por eso la palabra nido, con todo su simbolismo de hogar y refugio aparezca en su obra más veces que la palabra pájaro.
...A la manera de Ungaretti, es desde el dolor que Gustavo Tisocco encuentra su lenguaje; dice el poeta (página 104):

.....Es en el costado de adentro
.....donde llueve la ausencia.

y también (página 83):

.....Un sol despiadado seca las uvas,
.....la virgen de la gruta se torna triste
.....y en el piano enmudece la espera.

...En la contratapa del libro, Edna Pozzi ha escrito que éstas son “Memorias del exilio”. Y es cierto, hay más de un exilio en “Desde todos los costados”, pero hay una manifestación que se reitera, la de quien nació en un pueblo y se ve exiliado en la gran ciudad, que es también, de algún modo, el exilio de quien dejó atrás la infancia en ese pueblo. En la página 64, el poema evoca imágenes de la niñez para luego decir, ya en la ciudad:

.....Soy el triste vagabundo
.....que perece en los hielos.

y en la página 31 expresa una esperanza: Volver atrás —dice— y no ser número.

El lenguaje de Tisocco está impregnado, también, de varias referencias religiosas. Por este libro transitan rezos, vírgenes, clavos, la cruz, un Dios que se recuerda, un Dios que se ausenta. Este lenguaje está presente hasta en la experiencia del amor, como puede notarse, por ejemplo, en estos versos finales de la página 112:

.....Repleto de ti
.....seré plegaria.

Poeta que observa, que reflexiona, que siente, Gustavo Tisocco es, en esta obra, a la vez cronista y protagonista. Es el que escribe y el que se escribe. Jean Paul Sartre dijo una vez: “el infierno son los otros”; Gustavo Tisocco prefiere la definición opuesta. Para él, en el vínculo con los otros, con el otro, está la posible salvación. Los versos siguientes lo dicen con elocuencia:

.....Pretendo habitarte
.......... y salvarme. (página 25)

... El último poema del libro (página 130) es un “Manifiesto de la Resistencia”; es la obstinación de quien lucha por sostener su libertad frente a todas las adversidades. Paralelamente (en este poema y en toda la obra), es la obstinación de la palabra, que se impone a cualquier afán de sometimiento. Por eso dice el autor, contestando a todos esas intenciones de sometimiento:

..... Pero la palabra se escurre de las jaulas
.....y no pudieron.

...Cité a T.S. Eliot al comienzo de esta presentación. A punto de terminar, vuelvo a estos versos de él, pertenecientes a los Cuatro Cuartetos.

.....No cesaremos de explorar
.....y el fin de nuestra exploración
.....será llegar adonde partimos
.....y conocer ese lugar por primera vez.

...Esto es exactamente lo que hizo con su infancia Gustavo Tisocco en estas páginas; porque cada recuerdo es una invención, él ha re-significado su niñez, la ha re-creado y regresado a ella para conocerla por primera vez. Y para dar testimonio de ese conocimiento.

...Quiero cerrar con estos versos del autor, que también aluden a la infancia. Se trata de un breve y bellísimo poema titulado Certeza:

.....Tengo la certeza
.....de que mi abuelo Pedro se quedó dormido
.....y me lo robaron barcos piratas.

.....Sabido es que estos bárbaros
.....aglutinan fortunas,
.....trofeos, tesoros.


Osvaldo Rossi
Septiembre de 2008

2 comentarios:

Blogger Avesdelcielo ha dicho...

Un análisi profundo y acertado sobre la poesía inolvidable de Gus.
MARITA RAGOZZA

15 de septiembre de 2008, 10:29  
Blogger ©Claudia Isabel ha dicho...

Un análisis exquisito y certero de tu obra!!!

18 de septiembre de 2008, 5:51  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal